lunes, 14 de enero de 2008

El rosa y el marrón se echan de menos

Yo siempre he sido una chica de letras.
Por eso estudié ciencias puras, para poder dedicarme finalmente a las bellas artes.

Quizá sea esa la razón por la que, cuando estudiaba microbiología, no dejaba de ver unas preciosas formas dentadas en cada célula eucariota.

Klee las denominaba formas caprichosas, pero las mías nunca me han dicho cómo se llaman.
¡Formitas de fati, saludad!

7 comentarios:

Beatriz dijo...

son muy majos estos bichejos :)

BOMBIS Y BOROMBIS dijo...

Una reverencia para las mitocondrias, los aparatos de Golgi y los retículos endoplasmáticos de tu camiseta de parte de unas chicas de ciencias que están perdidas entre las letras.
Amamos tus bichitos.
Besitos.

ariadna dijo...

hola formitas de fati! parece que os hayáis escapado de un cuadro de miró o kandinsky, sois fantásticas!!!

Goiuri dijo...

Uy!! Hacía días que no pasaba, qué barbaridad, cuántas cosas bonitas has puesto, me encantan las camisetas, todas...!!!

aliena dijo...

Me encanta!!!!!
Te lo montas de miedo. Yo a tu lado parezco una imitación.
Pásate a visitarme y participa
Besos

Sistermoon dijo...

Qué explicacion mas graciosa!!! es cierto...cuando menos lo esperas ves cosas dignas de dibujar, q genial tu imaginación!! me gustan tus seres micoscopicos de rayas q bailan!!!

AB Complementos dijo...

Muy bonita la camiseta! :)